Ley Pyme, Ley de mercado de capitales, línea de créditos UVA para la producción, Ley de financiamiento productivo y el reciente lanzamiento de créditos a 72 horas para MiPyMEs del Banco Ciudad. La cantidad de herramientas creadas para ayudar al financiamiento del sector de pequeñas y medianas empresas es celebrada por el gobierno, donde hablan de un éxito rotundo. Pero las cámaras empresariales si bien destacan su implementación, sostienen que las medidas son insuficientes y que el sector atraviesa una crisis como nunca antes.

“Son todas medidas muy lindas. Con una podes pagar el IVA a 90 días. La otra te da la posibilidad de descontar cheques. Con otra puedo vender la factura duplicada en la bolsa. Pero si las políticas estructurales apuntan a achicar el crédito, abrir las importaciones, bajar el consumo, subir las tarifas; esto termina siendo maquillaje”, describe Ariel Aguilar, presidente de la Cámara Industrial de Manufacturas de Cuero y Afines (CIMA).

El dirigente sostiene que “es el peor momento de las pymes argentinas” y que “la AFIP las está asfixiando como no se vio en muchísimo tiempo”. La cámara denuncia que el año pasado la AFIP embargó a 250 mil pymes por deudas impositivas y que mucho de los créditos que están tomando en la actualidad están destinados para pagar atrasos de cargas sociales, pero a su vez teniendo una deuda de solamente un mes no les habilitan la carpeta del banco para sacar el crédito.

Según el Ministerio de Producción, en la Argentina hay más de 800.000 pymes que representan el 99% de las empresas existentes y generan el 70% del empleo formal. Históricamente, su acceso al crédito fue siempre una dificultad reclamada por el sector que se veía obligado a pagar tasas de interés excesivamente altas o directamente quedaba marginado dados los estrictos requisitos que exigen los bancos. En el país sólo se otorgan créditos al sector privado por un valor equivalente al 14% del PBI, y sólo un 3,8% a pymes. De esos créditos sólo el 0,5% es a largo plazo.

Desde la llegada de Macri al gobierno, este tipo de empresas y particularmente las industriales han tenido serias complicaciones producto del aumento de los costos operativos, la caída de sus ventas y la apertura de la economía, según destacan las consultoras económicas. A su vez, el aumento de las tasas de interés tornó indispensable la facilitación de herramientas alternativas de financiamiento y el gobierno tomó cartas en el asunto.

“En 2017 se desembolsaron más de $13.000 millones a través del BICE, dentro de los que se destacan la línea Primer Crédito Pyme, los créditos para exportar y los créditos en inversión productiva”, manifestaron desde el Ministerio de Producción, donde a su vez esperan duplicar esas cifras para el 2018.

En el año 2016 sancionaron la llamada Ley Pyme que trajo una serie de alivios impositivos como la compensación del impuesto al cheque como pago a cuenta de ganancias o la eliminación de la ganancia mínima presunta.

En 2017, luego del boom de los créditos hipotecarios, comenzó a operar la línea de créditos UVA para la producción. A una tasa del 9,5% más el ajuste por el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER) que refleja el índice de precios al consumidor, se especulaba que se transformaría en un canal muy utilizado por la confianza en la baja de la inflación. Sin embargo, desde fin del año pasado se evidenció un proceso de aceleración inflacionaria que llevó al Banco Central a aumentar en un 67% las metas previstas para 2018 y 2019, mientras que el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) elevó la inflación esperada al 20,3%. Paralelamente, el dólar subió un 16% presionando aún más sobre el índice de precios.

“Las líneas UVA podían ser un instrumento interesante pero las recientes subas de costo financiero total, producto de la inflación y el dólar generan cierta incertidumbre”, le comentaron a La Política Online desde la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Por el contrario, desde el Banco de la Ciudad aseguraron que “la línea para PyMEs en UVAs ha tenido una gran aceptación desde su lanzamiento en noviembre con 900 millones de pesos acordados”.

“Lo que pasa es que como están las cosas, hoy tomas un crédito a cualquier tasa con tal de salvar a tu empresa”, advierten desde la Confederación General Empresaria de la República Argentina (CGERA). “Hace media hora tuve que ir al Banco Nación, que supuestamente sería el banco de menos tasa que ayuda a las pymes, y me encontré con que la tasa no baja del 26%. Y eso que si te vas a otro banco están más cerca del 30%”, le confió Aguilar a este medio.

Otro de los instrumentos que se están elaborando es la futura ley de mercado de capitales, que permitirá liquidar las facturas todavía no cobradas en la bolsa. “Aunque con las ventas que tengo últimamente, no voy a poder canjear nada”, bromeó el empresario de la industria del cuero.

La última novedad en materia de financiamiento pyme son los créditos del Banco Ciudad, que prometen acreditarse en 72 horas con mínimos requisitos de financiamiento y a una tasa fija del 21%. En este sentido, Nicolás Morelli, Subsecretario de Micro, Pequeña y Mediana Empresa de la Ciudad de Buenos Aires, subrayó que “nuestro objetivo este año es estar en contacto con 30.000 pymes, constituyéndonos en una ventanilla de asistencia directa para su desarrollo, incluyendo el acceso al crédito como herramienta para robustecer la actividad productiva de la ciudad de Buenos Aires”.

Desde CAME celebraron la instrumentación de esta nueva línea pero denunciaron que se está generando un ahogamiento financiero ya que “en 2017 cortaron la Línea de Créditos para la Inversión Productiva (LCIP) que prestaba al 17% anual y también los cupos de subsidio de tasa de SEPYME de hasta 6 puntos”; y agregaron que hoy se ven “obligados a renovar créditos con tasas que oscilan del 30% al 60% anual y eso repercute directamente en los planes de inversión, que según una encuesta de CAME las empresas que tenían pensado realizar inversiones pasaron del 50% en diciembre al 41% en febrero”.

Por otro lado, los empresarios industriales advierten una preferencia en el trato que el gobierno tiene con el campo y se sienten discriminados. “La pregunta es por qué por una sola temporada de crisis por sequía a los productores agropecuarios se les dieron créditos con un año de gracia al 14% anual”, dijo Aguilar y pidió “por una moratoria para toda la deuda con la AFIP y una línea de créditos como la que se le ofreció al campo”.

(*) Fuente: La Política Online

https://i2.wp.com/www.diariometannoticias.com/zferjui/pwcontt/uploads/2018/04/pymes.jpeg?fit=772%2C435https://i2.wp.com/www.diariometannoticias.com/zferjui/pwcontt/uploads/2018/04/pymes.jpeg?resize=150%2C150Alejandro AsisNacionalesmomento,peor,Pymes
 Ley Pyme, Ley de mercado de capitales, línea de créditos UVA para la producción, Ley de financiamiento productivo y el reciente lanzamiento de créditos a 72 horas para MiPyMEs del Banco Ciudad. La cantidad de herramientas creadas para ayudar al financiamiento del sector de pequeñas y medianas empresas es...