Jefatura

Tres casos resonantes sacuden el interior de la estructura policial, develan las necesidades urgentes de un cambio en el entramado legal institucional, muestran claramente a la ley orgánica policial completamente obsoleta, la situación es insostenible, diputados y senadores deberían trabajar en una reforma profunda, cuanto antes, con el objetivo de garantizar la transparencia y mejoras para la seguridad de toda la sociedad.

Primer Caso.

Luego que Yanina Gay, agente de policía que se desempeñaba en la comisaría 41 de la norteña localidad de General Mosconi, dependiente de la Unidad Regional 4, denunciara en septiembre de 2016 a su jefe el comisario Juan Carlos Miguez, ante la justicia por acoso laboral y violencia de género, la mujer tuvo que sufrir un pedido de exoneración de la fuerza, radicado en la Fiscalía de Estado, por parte de la Jefatura de Policía. Miguez no fue sancionado hasta el momento, pero si hay una persecución hacia quien se expone como víctima.

Segundo Caso.
Otra situación del mismo tenor, ésta vez en el sur provincial, en San José de Metán, la sargento Estela Rabal, denunció mal trato laboral por parte del Subcomisario Fortunato Coria, también declaró como testigo de un grave hecho, en el cual se llevaron de la propia comisaría, elementos sustraídos, recuperados en diferentes actuaciones, luego de su descargo la Sargento fue puesta a disposición.

Da vergüenza y temor.
La problemática es vergonzante, expone a toda la sociedad salteña en sus ligaduras con la tan necesitada seguridad.
Diario Metán Noticias se entrevistó por éste tema con el Dr. Federico Vanni, auditor general de Asuntos Internos de la Policía de Salta, quien negó el pase a disponibilidad de la sargento, pero la realidad era otra, Rabal si padeció el pase a disponibilidad por parte de su Jefe Policial.

El caso se convirtió en más vergonzante aún, desde la fiscalía ni desde Jefatura Policial,  al día de la fecha, ni se aproximaron con el pie por la dependencia policial para constatar la situación, esto crece para más vergüenza aún, puesto que existe una nueva denuncia en la misma fiscalía que tiene un claro nexo con el faltante declarado por la sargento Rabal, las voces hablan de netbooks, motores de motocicletas, equipos musicales, herramientas varias y hasta un inflador.

La Práctica del Ocultismo al Interior de la Fuerza Policial.
La Policía salteña oculta y apaña sus actos de corrupción, con normas internas que le facilitan este accionar, si algún subalterno denuncia a los jefes por corruptos, desde ese mismo momento comienza a sentir la persecución sobre sus espaldas.
La vergüenza crece cada vez más, como una bola de nieve a la cual, parece que nadie está dispuesto a parar, los testigos nombrados por la Sargento Rabal, no fueron citados a declarar, sufren persecuciones laborales de todo tipo, en la fiscalía, van y vienen con los papeles de mano en mano, mientras el personal policial subalterno sufre graves presiones, difíciles de sobrellevar.
Más vergonzante y escandaloso es todo esto, desde Fiscalía, se lo llamó a declarar a quien realizó la nota periodística sobre éste tema, en Diario Metán Noticias, aún no sabemos si fue con la intención de disciplinar o hacer justicia, lo que sí es seguro, no se citó para dar testimonio a ninguno de los testigos mencionados por la sargento Rabal, nunca fueron hasta la comisaría a constatar los hechos, tampoco queda demasiado lejos, sólo cuatro cuadras separan Tribunales de la dependencia policial. Esto es realmente alarmante, asusta.

Los Subalternos acorralados.
La persecución, en la psiquis del personal subalterno es degradante, humillante, no saben cómo actuar ante estas presiones, tienen que soportar a los jefes corruptos, les impide realizar su trabajo de forma transparente, el sistema se presta para la corrupción.

Tercer Caso.
Otra circunstancia que pone en evidencia lo obsoleto de la Ley Orgánica Policial, sucedió en la Subcomisaría de El Galpón, con los bagalleros que transportan ropa de contrabando o sin la documentación correspondiente, el Jefe de la Comisaría fue denunciado por irregularidades vinculadas con este tema, lo que motivó una disposición interna desde Jefatura para la llegada de la Comisario Mayor Heredia, con la orden de realizar un control sobre lo incautado, para lograr constatar las anomalías denunciadas, tan solo dos jefes tenían acceso al lugar donde se guardaban los bagayos con indumentarias. Lo peor del caso que hoy todos los subalternos están conmocionados, corre fuerte por estas horas la versión que podrían ser trasladados en su totalidad. 

Todo esto, se acerca a la locura.
Todo esto raya la locura misma, se relevó el Jefe  de la Subcomisaria de El Galpón, indicado  por irregularidades, pero quien se hizo cargo interinamente es ni más ni menos que el  Subcomisario Coria, denunciado por la Sargento Rabal, cuestionado por gran parte de la fuerza policial , que tipo de protección tiene desde Jefatura? Quien o quienes lo consienten?.

Cual es el Punto Crítico de la Ley Orgánica Policial.

Lo que nos debe preocupar como sociedad es el punto crítico de la Ley Orgánica Policial, en el cual, si un subalterno denuncia a un Jefe corrupto casi con seguridad sufre la exoneración, el despido de la fuerza, la pérdida de su trabajo, en el caso contrario, si no denuncian a su jefe corrupto, los trasladarían lejos de sus hogares, a partir de ese momento, con salarios bajos, les resulta difícil la manutención de sus familias.

Policías de menor rango no tienen escapatoria, las normas internas de la Institución los acorrala.
La ley Orgánica Policial tal y como está planteada, no deja vía de escape, policía que denuncia sufre persecución, cuida las jugosos dividendos de los altos mandos que están dispuestos a ir por fuera de la ley, protege a los Jefes corruptos de aquel subalterno que no esté preparado para soportar la podredumbre existente en la fuerza.

La sociedad salteña necesita con urgencia una ley moderna que transparente a la policía, para un mejor funcionamiento de la seguridad.

https://i2.wp.com/www.diariometannoticias.com/zferjui/pwcontt/uploads/2018/03/Jefatura.jpg?fit=800%2C566https://i2.wp.com/www.diariometannoticias.com/zferjui/pwcontt/uploads/2018/03/Jefatura.jpg?resize=150%2C150Alejandro AsisMetánESTRUCTURA,ilegal,legal,OBSOLETA,OCULTA,policía,salteña
Tres casos resonantes sacuden el interior de la estructura policial, develan las necesidades urgentes de un cambio en el entramado legal institucional, muestran claramente a la ley orgánica policial completamente obsoleta, la situación es insostenible, diputados y senadores deberían trabajar en una reforma profunda, cuanto antes, con el objetivo...